Documento

Clorindo Testa
Rosa María Ravera / texto para exposición en Sala Roma del Instituto de Cultura Italiana

¿Qué decir de Clorindo Testa? Faltan palabras para lo que todos saben, un grande que combinó como nadie arte y arquitectura, pintor arquitecto, arquitecto pintor. ¿Cuál antes? No caben prioridades, igualmente creativas en esas fundamentales direcciones. No nos duele tanto que se haya ido porque vive, más que si solo caminara por calles y avenidas, claro ejemplo de experimentalismo a ultranza y operar constructivo eminente. Dueño de un lápiz capaz de diseñar proyectos estructurales complejísimos y de lanzarse a la vez, ya desde fines de los ’50, a la profunda renovación de la plástica nacional. Desprovisto de partidismos gratuitos, pero atrevido y audaz con desparpajo sin igual en la explosión de signos y gestos, una y otra vez con su amigo Iommi, otro entrañable. En pintura, desde las lejanas y simbólicas ‘ventanas’ –siempre le gustaron las desheredadas medianeras-, sin desdeñar el racconto de un inefable Barba Azul y una Caperucita ahora temible. Arte y ciencia, ¿hombre del Renacimiento? No, un contemporáneo sin fronteras dominando cálculo y ficción imaginativa, productor y también crítico implacable, pasando por experiencias múltiples hasta las actuales aquí presentes, en visiones de la ciudad. Estructura y desestabilización, ambas auténticas y actuantes. Como persona, dueño de una natural modestia totalmente infrecuente pero de un carácter decisivo y directo a la hora de las definiciones. De la vasta obra arquitectónica en el país y Latinoamérica, solo dos: Biblioteca y Banco. La Biblioteca Nacional, símil a un animal de cuatro patas como él decía, el Banco de Londres, sobre el que aportó, tras varias décadas, minuciosos detalles como si fuera ayer (lo destaca Ricardo Blanco). En fin, genio y figura, ‘genio e ingenio’, a la italiana. Sus padres viajaron a la península para que naciera allá. No se nacionalizó nunca pero dijo, soy un arquitecto argentino. No somos un país de periferia, dado que estamos a la altura de los mejores en el mundo.

Descargar

Tags: arquitectura, ciudad de Buenos Aires, Testa Clorindo